6 grados de imaginación

Tormenta de ideas en tiempos difíciles

Así es cómo el pensamiento creativo se instala en nuestras vidas, a través de una tormenta de ideas para dar con la más acertada y original, y captar la atención de aquellos a los que queremos llegar, especialmente si hablamos de la difícil tarea de encontrar empleo.

En los últimos meses hemos escuchado hablar de distintas acciones y llamativas campañas que más de un particular ha llevado a cabo, ante la desesperación de no dar con ninguna oferta de trabajo. Sin embargo, hay un caso bastante reciente que sin duda, me ha llamado realmente la atención. Me refiero al caso de Miquiel Das, un joven belga instalado en Barcelona y experto en Marketing y Comunicación Online, que tras 6 intensos meses buscando empleo, decidió optar por una curiosa y efectiva alternativa para conseguirlo: la Teoría de los 6 Grados de Separación.

El viaje de mi tarjeta de Michiel Das, Yovana Comins 1

Una teoría iniciada por Frigyes Kartinthy y desarrollada posteriormente por Duncan Watts, basada en la hipótesis de que cada uno de nosotros estamos conectados entre sí, a través de una cadena de un máximo de 6 niveles de separación de cualquier otra persona. Es decir, que no existen más de 5 intermediarios entre nosotros, por lo que según afirma esta teoría, podemos acceder a cualquier persona del planeta, por muy imposible que nos parezca.

Das se convenció de que ésta era la fórmula perfecta para llegar a esa persona que pudiese ofrecerle un puesto de trabajo. De ahí que se le ocurriese la brillante idea de que con sólo 3 tarjetas de visita, podía conseguirlo. La tarjeta contenía un breve texto de presentación sobre sí mismo, donde invitaba al receptor a enviarle un mensaje y formar así parte de su proyecto. Previamente, había entregado las tarjetas a  3 contactos suyos que a la vez debían entregarla a otros 3 amigos, para crear los 6 niveles y multiplicar las posibilidades de conseguir su objetivo. Una idea original que le surgió porque “un día en Facebook vi una tarjeta de visita divertida y me acordé de la teoría de los 6 grados de separación”.

El viaje de mi tarjeta de Michiel Das, Yovana Comins 3

El viaje de mi tarjeta de Michiel Das, Yovana Comins 4

Finalmente la tarjeta pasó por 16 manos diferentes, entre ellas por las del famoso presentador Andreu Buenafuente y las del joven y conocido emprendedor, Pau García-Milà. Un total de 1.412 kilómetros recorridos de un viaje que fue siguiendo a través de la web que creó para difundir la campaña que él mismo denominó como “El viaje de mi tarjeta“. Una web en la que a modo de blog, informaba al detalle de las últimas novedades acerca de su búsqueda de empleo, con publicaciones que incluían fotos y mapas sobre las personas a las que les llegaba y el recorrido de las tarjetas.

También utilizó las redes sociales para difundir su proyecto, hasta llegar a conseguir más de 6.000 visitas y de 700 seguidores en su página de fans de Facebook, y un total de 357 personas escribieron sobre #elviajedemitarjeta en Twitter. Datos que han puesto de manifiesto el interés por esta iniciativa y la competencia de Das como profesional del sector, creando su propia campaña de branding.

El viaje de mi tarjeta de Michiel Das, Yovana Comins 5

Una creativa y sobre todo efectiva campaña que tenía por objeto encontrar un empleo y que finalmente, tras 6 meses “del viaje de su tarjeta”, le ha llevado a recibir 11 ofertas de trabajo y a participar en 4 procesos de selección, consiguiendo pasar uno de ellos y obtener así un empleo que le ha permitido trabajar de nuevo.

Campañas como ésta confirman la famosa expresión “el mundo es un pañuelo” y especialmente, la Teoría de los 6 Grados de Separación. Enhorabuena a Das por su nuevo empleo, por su gran iniciativa y sobre todo, por sus 6 meses de ilusión y esperanza. Un ejemplo para cada una de esas pequeñas mentes creativas que día a día buscan la oportunidad de su vida.

Anuncios

5 comentarios en “6 grados de imaginación

  1. Reblogged this on Statu quo: Blog de Diana Campos Candanedo and commented:
    No suelo hacer reblog a un artículo. Pero este caso me ha parecido interesante, porque confirma el poder de un deseo que se convierte en idea, se ejecuta con creatividad utilizando los medios sociales. Y llega a un final feliz. Esta es la historia de un joven belga y experto en marketing que quería trabajar y ¡lo ha logrado! Post originalmente publicado en el blog de Yovana Comins

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s