A vender como churros!

No es un ejemplo por su Comunicación pero sí por su visión y capacidad de adaptación, por ver más allá con el fin de sacar adelante un negocio tradicional… La Chocolatería San Ginés, situada próxima a la Puerta del Sol de Madrid y fundada en 1894, es un local de dos plantas con una sencilla decoración en la que llaman la atención las innumerables fotografías en blanco y negro que cubren sus paredes, donde los clientes pueden ir descubriendo los distintos personajes famosos que han ido paseándose por allí, mientras degustan el especial de la casa: el típico chocolate con churros.

Chocolatería San Ginés 2, Yovana Comins (2)

Esta chocolatería ha traspasado fronteras después de convertirse en un punto de visita obligada para todos los turistas que visitan la capital española, transportando una tradición tan nuestra del siglo XIX, al mercado extranjero.

Su expansión internacional comenzó en 2010 con la apertura de su primer establecimiento fuera de España, siendo Tokio la ciudad elegida, después de que Hideto Maeda, actual presidente de la cadena Tokyo Restaurants, visitara la famosa chocolatería madrileña.

Más recientemente, San Ginés ha abierto un nuevo establecimiento en el continente asiático, después de contar con 3 locales en Japón (Tokio y Osaka). Esta vez le ha tocado a China, concretamente a Shanghái, país donde la marca tiene un especial interés, ya que la idea es ir expandiendo su negocio en otras ciudades chinas como Pekín, Cantón, Suzhou, Hangzhou, Shenzhen, Wuhan y Chengdu, mediante establecimientos franquiciados. También pretenden expandirse en el mercado latinoamericano, comenzando en países como Bogotá.

Chocolatería San Ginés 3, Yovana Comins (2)

El éxito de la Chocolatería consiste en tener muy en cuenta los gustos de sus consumidores, adaptando siempre su producto al país en el que se instalan, a la vez que amplían su oferta (en cuanto a color, forma y sabor) o métodos de venta (take away). Pero sin perder el sabor auténtico, ya que todos sus trabajadores se forman en el centro de Madrid, para mantener la calidad del producto final y utilizar los mismos ingredientes y chocolate que en España.

Chocolatería San Ginés 1, Yovana Comins

La estrategia comercial internacional de Pasadizo SA, la empresa que ha convertido la Chocolatería San Ginés en una reconocida marca nacional e internacional, consiste en la constitución de joint-ventures junto a socios locales. El objetivo es establecerse para con el tiempo desarrollar proyectos de máster franquicia y extenderse en países como México, Francia, Reino Unido, Canadá o Tailandia.

San Ginés cuenta además con una web traducida al inglés y al chino, en la que da a conocer su producto estrella y la tradición de su negocio. Una forma de adaptar su comunicación (en este caso online) a sus distintos públicos, aprovechando la fama de los productos occidentales en el extranjero.

Chocolatería San Ginés es todo un ejemplo de como un negocio tradicional no sólo puede expandirse hoy en día con los tiempos que corren, también internacionalizarse. Una manera de renovar un modelo de negocio centenario que ha conseguido crecer ampliando nuevos mercados en el extranjero, pese a las dificultades siempre existentes, pero con la posibilidad de saborear el éxito, en este caso, un éxito con sabor a… chocolate con churros!

Chocolatería San Ginés 7, Yovana Comins (2)

FUENTE: EFE

Panadero 2.0

Jordi Morera forma parte de la quinta generación de panaderos de L’espiga D’or. Una panadería desde 1888 en Vilanova i la Geltrú (Barcelona), que transformó su modelo de negocio en una panadería 2.0 a través de la plataforma online.

El joven panadero diplomado en Empresariales, tenía la idea de modernizar un negocio tradicional para llegar así a un mayor número de clientes y por qué no, a los amantes del pan. Una forma de no sólo dar a conocer su comercio sino también, su profesión.

Panadero 2.0, Jordi Morera, Yovana Comins

Para ello comenzó abriendo una cuenta en Twitter  y escribiendo un blog, La cultura del pa“, para ir describiendo el día a día de su oficio con el objetivo de recuperar la elaboración del pan tradicional e implicar a sus vecinos mediante originales iniciativas como la de un concurso a través de Twitter durante las fiestas de su pueblo, que consistía en retweetear el tweet del evento con hashtag #FMVNG (Festa Major Vilanova i la Geltrú), para que los 10 primeros en hacerlo recibieran una coca elaborada por él mismo. También organizó otro evento, esta vez de networking (#LlescaTwit), para reunir a modo de merienda, a los amantes del buen pan. Dos buenas iniciativas que le sirvieron para dar a conocer su trabajo y hacerse un nombre en la Red.

Panadero 2.0 Evento Twitter, Yovana Comins

Durante todo este tiempo, ha cosechado tal  éxito que hasta ha trasladado su blog a la web de la revista Cuina para disponer de su propio espacio en esta publicación especializada del sector.

Panadero 2.0 Blog, Yovana Comins

Además de la plataforma online, Jordi Morera emplea otros canales de comunicación como sus propias tiendas para informar a sus clientes del producto que fabrican, utilizando para ello las paredes de sus establecimientos a modo de carteles informativos con argumentos nutricionales.

Panadero 2.0 Establecimiento, Yovana Comins

Una tradición familiar, un joven panadero con pasión por su oficio y con ganas de comunicarse con sus clientes, han sido los ingredientes que han dado lugar a un nuevo concepto de panadería gracias al canal online para compartir, enseñar y aprender todo lo relacionado con el oficio. Una apuesta por lo artesanal pero con iniciativas originales para adaptarse a las nuevas necesidades del entorno y ofrecer además un valor añadido, como la reorientación de un negocio tradicional con un peso importante familiar, hacia la cultura de la web 2.0.