Sastrería 2.0

La razón de la existencia de este blog fue convertirlo en un espacio en que el que poder demostrar cómo las campañas de empresas e instituciones en redes sociales también son viables en el caso de las PYMES. Pues en estos tiempos difíciles hay que dar un giro, cambiar el chip y comenzar a hacer cosas que ni tan siquiera antes habíamos imaginado, especialmente las pequeñas y medianas empresas, si quieren sobrevivir o por lo menos intentarlo.

Es entonces cuando nos acordamos de Internet y de la Web 2.0. como plataforma social, aunque desde un punto de vista aparentemente realista, tendemos a pensar que nosotr@s, los pequeños nunca podremos imitar a los grandes por la limitación de nuestros recursos… pero NO! nada más lejos de la realidad gracias a la Red. Internet no entiende de clases ni colores, está ahí para tod@s, y de nosotros depende el saber o no utilizarlo y marcarnos nuestros objetivos.

Por eso hoy quiero hablaros del conocido caso de un sastre de Granada, que pasó de poseer un comercio convencional con una praxis tradicional, a convertir su tienda en todo un negocio online. Os hablo del exitoso caso de Bere Casillas.

Bere se dio a conocer hace un tiempo a través de la Red al comenzar a publicar en Youtube vídeos didácticos relacionados con su especialidad, la sastrería. Vídeos muy caseros, básicos y con un toque de humor por su chispa andaluza, los ingredientes perfectos para lanzarlo a la fama en las redes sociales. Creó también su propia marca: Elegancia 2.0, un nuevo concepto que plasmó a través de su blog, complementándolo con su web.

El caso de Bere llegó a tener tanta repercusión en las redes que incluso fue como invitado al programa de Buenafuente para ser entrevistado tras las peticiones de sus fans en Facebook. Cuando el conocido periodista le preguntó “¿qué había hecho?” refiriéndose al movimiento social que había generado, Bere contestó: intentar desde nuestro punto de vista, llevar la elegancia y seducción del hombre a las redes sociales. Iniciativa que nació de forma casual después de ver en el Tuenti de su hija, cómo uno de los novios a los que había vestido, había subido a su red social fotos de su enlace. Fue entonces cuando se le encendió la luz y comenzó a ver la Red como un potencial para lucir sus trajes y responder así a una necesidad existente utilizando las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación), asesorando a los hombres sobre la elegancia y la manera de vestir a modo de videotutoriales en su propio canal de Youtube, que creó tras formarse con un curso en videomarketing.

Por otra parte, aprovechó las redes sociales como Facebook, Twitter, Tuenti o Pinterest para crear un catálogo virtual con gente real, haciéndoles partícipes de su iniciativa y ofreciéndoles la posibilidad de subir su foto con su traje a la Red.

En poco tiempo, el volumen de negocio fue en aumento, pues como él bien dice pasó de poseer una pequeña tienda en Granada a darse a conocer a través del concepto Elegancia 2.0 y convertirlo en un estilo de vida masculina. Además de la creación de su tienda online para dirigirse a un público más joven. “Un sueño hecho realidad” gracias a la estrategia de marca que creó y desarrolló para responder a las necesidades de sus clientes y salvar su negocio, utilizando la Web 2.0. como el mejor de sus escaparates.

Bere Casillas, un hombre bien vestido de los pies a la cabeza y amante de su trabajo, ahora cibernauta, conferenciante y comunicador online, pero sobre todo, un referente por haber sabido reinventar su negocio con la gran fórmula de las redes sociales.

“Adelante” Obama

Después de su reelección como Presidente de EEUU, hoy analizamos cómo fue la campaña electoral de Barack Obama, y la repercusión mediática que una vez más, ha conseguido gracias a una excelente capacidad de movilización a través de una estrategia de comunicación online bien definida.

Si en 2008 nos convenció con su ya histórico “Yes, We Can” para presentarse al mundo entero como la “nueva esperanza” de América, tras la antipopular política de Bush, y convertirse así en el primer presidente negro de EEUU. Ahora, después de cuatro años y con su eslogan “Forward. Adelante”, lo ha vuelto a conseguir en un contexto bien diferente y con la ayuda de Internet, como pieza clave para la batalla final contra el republicano Romney.

El antes aspirante y ahora presidente Obama es sin duda el mejor ejemplo de marketing político a través de las plataformas digitales como nuevo canal de comunicación política, para interactuar con la ciudadanía, ganar su confianza y también, su voto.

En ambas campañas utilizó la web social para crear y compartir contenido a través de blogs y redes sociales como YouTube, Facebook, Twitter, Google +, Foursquare, Linkedin, MySpace o través de su web.

La estrategia de comunicación online en ambas campañas ha penetrado tanto entre la sociedad estadounidense que la ciudadanía ha acabado haciendo periodismo ciudadano, a favor o en contra, pero al fin y al cabo campaña, ante la necesidad de ser escuchados, haciendo así su propia propaganda electoral sobre su líder político.

Durante su campaña en 2008 el objetivo de Obama fue dirigirse a los más jóvenes. Mientras que en esta última, el objetivo ha sido obtener el voto de las minorías ya tradicionales como mujeres, jóvenes, afroamericanos y latinoamericanos. Por ello no es casualidad que el equipo de Obama para la campaña electoral, estuviese formado por jóvenes que rondaban los 25 años de edad, integrando incluso en su anterior campaña a Chris R. Hughes, uno de los cofundadores de la red social Facebook.

Sobre sus resultados en las redes sociales, hay que destacar las cifras sin precedentes que se han obtenido en esta última campaña. A través de Twitter (clave en estas elecciones) se obtuvo un récord de 10.3 millones de tuits enviados durante la retransmisión del primer debate presidencial, convirtiéndose en el evento más tuiteado en la historia política de EEUU. Más de 30,8 millones “Me gusta” en Facebook, 20,8 millones de seguidores en Twitter, 240.000 suscriptores y más de 246 millones de visualizaciones en su canal de Youtube. En este último Obama, a modo de video, se presentaba meses antes como garantía de cambio, para convencer a los electores y recordar la situación económica con la que se encontró cuando llegó a la Casa Blanca. Romney no se quedó atrás y publicó otro vídeo a modo de respuesta.

Un claro ejemplo del buen uso de la Red que hace la clase política americana para dirigirse a sus electores, gracias al cual consiguieron una respuesta masiva y sobre todo, 270 votos más a favor de Obama (303 frente a los 206 de Romney).

Una victoria que sabe mejor teniendo en cuenta por una parte, la complicada situación que atravesaba el país por el catástrofe del huracán Sandy días antes, y que afectó especialmente a Nueva York y Nueva Jersey. Y por otra, que esta vez su rival Romney, compitió con una campaña electoral igualmente poderosa e incluso más cara que la de los demócratas. Dos realidades que demuestran que pese a las dificultades atravesadas, la forma de hacer política de Obama, funciona. Sin olvidar que detrás de estas campañas y de estos espectaculares resultados y cifras desorbitadas, existe una gran estrategia de comunicación que hace funcionar toda esta maquinaria. En este caso, una estrategia de marca alrededor de la figura de Barack Obama. Todo ello unido a mensajes muy comerciales y a un gran diseño visual para otorgar fuerza y cohesión a la estrategia de marca. El branding perfecto que convierte al candidato en producto y le otorga una carga emotiva, gracias a su equipo formado por grandes profesionales y a expertos en la materia que han convertido a Obama en un icono de los EEUU por lo que es y representa, y al cual le agradeció entre lágrimas el trabajo realizado.

En definitiva, un gran ejemplo de cómo el uso de una buena comunicación estratégica online requiere en este caso, del conocimiento de las opiniones de los votantes para definir la estrategia y, utilizar las técnicas de investigación más acertadas según el objetivo. ¿El resultado? mayor repercusión mediática, movilizando a la población a través de la plataforma social, y una recaudación de 632 millones de dólares, siendo así la campaña electoral más cara de la historia. Aunque en esta ocasión, la plataforma online no fue decisiva para el triunfo de Obama, pero sí el contenido que circulaba en ella.

Desde aquí invitamos a la clase política española a que tome como ejemplo la estrategia de comunicación política online de estas campañas. No sólo para que nuestros políticos se limiten a generar contenido a través de las redes sociales, sino para escuchar a la ciudadanía y adaptarse a las demandas del nuevo perfil de electores, pero sobre todo, para hacernos partícipes de la vida política de nuestro país.

Campaña política digital, sí pero complementada además con los medios offline por excelencia como la televisión, radio y prensa.

FUENTE: El País y Periodista Digital